• Lêgerîn

EL NOMBRE DE LA BÚSQUEDA DE LA VIDA LIBRE: HEVALA LEGERIN

Atualizado: Jul 27

Las personas que tienen un gran amor por la vida y las mujeres, las personas que quieren vivir libremente se forman a sí mismas caminando por estos duros caminos. Los que toman la decisión de caminar por el camino de la libertad son los que saben cómo crearse a sí mismos de nuevo. Los que aceptan la lucha contra la gran injusticia, la maldad, el colonialismo como una forma de vida, saben también que no es sólo el camino de unas pocas personas. Saben que no se hace sólo con inteligencia y fuerza, sino más bien con fuerza y siguiendo tu corazón. Se convierten en uno con el camino por el que caminan. Se convierten en el camino. Se convierten en el objetivo que querían alcanzar en este camino. Elegir lo difícil, elegir lo imposible es el carácter de aquellos que con una fuerte convicción por la libertad ponen un pie en el camino de la libertad. Los que quieren continuar su vida con "dignidad humana" no eligen los éxitos simples y baratos. Una de las cosas que los hace diferentes es esto: Para pasar este tipo de fronteras en nuestra cabeza que fueron hechas por la mentalidad y las reglas de vida del sistema capitalista-patriarcal, hay que estar siempre cuestionando y ser una persona de pensamiento activo. Para encontrar nuevos pensamientos hay que estar siempre buscando. Esta fue en realidad la cualidad de Alina Sánchez "Legerin" que en su búsqueda de una vida libre mostró la valentía de ir a la otra parte del mundo, a miles de kilómetros de la tierra en la que nació. Ella entró en contacto con el pueblo kurdo y su lucha por la libertad cuando vino a Europa para viajar. Era estudiante de medicina. En este campo también se reunió con jóvenes kurdos que estudian lo mismo.

Homenaje a Alina Sanchez

Esta lucha continua de cientos de años contra el colonialismo, el capitalismo en el continente americano, la experiencia y las historias de la resistencia de la mujer y los pueblos tuvieron un gran impacto en la personalidad del camarada Legerin y en su vida diaria. En su filosofía hizo suyo uno de los principios fundamentales de la lucha contra la injusticia, dondequiera que ésta se produjera, y de estar al lado de los demás allí donde se produjera la resistencia. Esta fue exactamente la primera energía que tomé de ella cuando conocí al camarada Legerin. Parecía que conocía a los kurdos desde hace mucho tiempo y también conocía muy bien la lucha por la libertad de los kurdos. A pesar de que conocía a la gente y no conocía el idioma, era capaz de interactuar directamente con ellos de forma muy afectiva. La sinceridad de alguien, la naturalidad de alguien es una prueba de cuán fuertes son las convicciones de una persona. No hablábamos el mismo idioma con el camarada Legerin, pero como mujer, en la búsqueda de la libertad teníamos mucho en común. Hablábamos con el lenguaje de nuestros corazones y una lógica intuitiva. Era una mujer que tenía el poder de hacerlo. En sus ojos, se podía ver que tenía algunas preguntas silenciosas. Preguntas que eran mucho más que "¿Quiénes son los kurdos, dónde está el Kurdistán?" Quería entender y aprender sobre la ideología, la filosofía de esta lucha. Sí, estaba muy interesada en los objetivos ideológicos, filosóficos, históricos y sociales más profundos de esta lucha.


Todo revolucionario tiene sed de aventura, así es como debe ser. Eso siempre lo lleva en dirección a algo nuevo y es una de las cosas que son como un obstáculo para mantenerse en un lugar o quedarse allí por mucho tiempo. Es importante saber que el camino de la revolución no está adornado con muchas seguridades o circunstancias de garantías para su vida. La estabilidad, una energía constante no existe. Un revolucionario o un explorador tiene que mantener la energía siempre en un flujo en relación con la búsqueda, el movimiento o para crear algo nuevo. Este flujo de energía fue posible de ver en el personaje del camarada Legerin. Camarada Legerin eligió su nombre por sí misma. Legerin en kurdo significa "búsqueda" o "buscar". Qué significativo... Qué conexión tan agradable y significativa con Abdullah Öcalan, el fundador de la lucha por la libertad en el Kurdistán, el fundador de esta lucha y su primer viajero y su cuestionamiento de la vida y su forma especial de búsqueda... Porque la lucha por la libertad en el Kurdistán no es sólo la búsqueda de la liberación de la tierra colonizada sino también de la mujer, la gente, los espíritus, las culturas, las mentes y los corazones colonizados. La segunda vez que me reuní con mi camarada Legerin fue en las montañas del Kurdistán, en la zona de la guerrilla. Está visitando a la guerrilla en las montañas del Kurdistán para discutir y hablar con ellos sobre temas históricos, sociales e ideológicos. Nos encontramos en la academia de Şehit Zeynep Kınacı del Movimiento de Mujeres Libres del Kurdistán. El camarada Legerin realizó seminarios sobre América del Sur desde el punto de vista histórico-religioso-mitológico-geográfico-cultural y de la sociedad. Por un lado estudió y aprendió sobre el Kurdistán y el Oriente Medio y por otro lado contó a las mujeres y hombres revolucionarios del Kurdistán la historia de la colonización y la Resistencia de América. Se las arregló para conectar esta búsqueda continua de cientos de años de libertad de la gente de su tierra con la de Oriente Medio. Ella caminó a través de las montañas, millas y millas. Bajo el sol del Kurdistán sudó, se cansó y se puso paso a paso en estos caminos tan polvorientos.Y a quienquiera que conociera, si era alguien que se acababa de unir a la lucha o alguien que ya llevaba 40 años luchando en estas montañas, no ocultó su corazón en lo más profundo sonrisa. Su kurdo progresó con pasos seguros. Escuchó a todos con mucha atención. Su risa venía tanto de su interior, su participación en la vida diaria era tan natural que con su modestia fue capaz de crear una atmósfera de profunda camaradería. Quienquiera que la viera, asumiría que estuvo viviendo con la guerrilla durante mucho tiempo.

Su esfuerzo por leer y comprender el nuevo paradigma del camarada Abullah Öcalan fue muy alto. Ella tenía un enfoque muy diferente que sólo "mostrar solidaridad con el pueblo kurdo". Se unió a la responsabilidad de un revolucionario de poner en práctica este paradigma para una sociedad democrática, ecológica y liberadora de la mujer. Cada vez que un guerrillero o un comandante de la guerrilla la veía, después de enterarse de que era de Argentina, "le hablaban de Ernesto Che Guevara y de lo que el Che significaba y era importante para ellos". Y también "Sí, nuestra revolución y nuestro pueblo necesitan apoyo en el sector de la salud y el tratamiento". Pero el camarada Legerin no compartía esta visión para verse a sí misma sólo como una "doctora". Ella dijo: "en realidad uno podría llamar a todos en esta montaña, todos los que están resistiendo son el Che" y dijo que regresará a este suelo como una revolucionaria. Ella tenía esta promesa que le dio a su familia, a su madre y especialmente a su padre de que "terminaría los estudios de medicina y obtendría su diploma". Así lo prometió el camarada Legerin durante su visita a las montañas del Kurdistán y especialmente a los camaradas de la guerrilla de la libertad del Kurdistán. Y ella regresó a su país.


Şehîd Lêgerîn - Alina Sanchez

Ella terminó con éxito sus estudios de medicina en Cuba en 2012. Obtuvo su diploma. Luego volvió a la Argentina. Cumplió la promesa que le hizo a sus familiares. Se reunió con algunos camaradas kurdos en el mismo año en su propia tierra. Les dijo que quería ir al Kurdistán. Le dijeron que como doctora internacional su contribución a la revolución era muy significativa y valiosa. Pero ella apuntaba a algo mucho más grande. No quería convertirse en "doctora". No quería vivir en el sistema capitalista y hacer alguna contribución con su trabajo. Ella dice: "No tengo ningún sueño, deseo o búsqueda para volver a esta vida dentro de este sistema. No quiero vivir en este sistema. Quiero que me entiendan bien. No tengo el plan de ir a Kurdistán y ayudar y luego volver aquí. Quiero unirme al establecimiento y creación de un sistema completamente nuevo". Esta mujer que fue capaz de superar todas estas fronteras que fueron dibujadas por este sistema opresivo-estatal-colonizador, esta persona que se unió a este viaje revolucionario para vivir más grande, más significativo y libre también nos llevó a desarrollar nuevos puntos de vista. Ella se unió a la lucha cada vez más creciente para crear y construir un sistema alternativo, un sistema de confederalismo democrático en el Kurdistán, en Rojava.


Su camino a seguir lo encontró en el paradigma de la democracia, la ecología y la liberación de la mujer. Yo tuve la suerte de encontrarme con ella una vez más en Rojava. Trabajó en el hospital de Serekaniye. Fue en la época en que comenzó la ofensiva para liberar a Minbic. Una lucha histórica contra ISIS seguía adelante. Para salvar a los heridos del campo de batalla, el camarada Legerin y todos los trabajadores de la salud trabajaron día y noche. Cada muerte que se deslizaba sobre ella parecía una sombra. Se podía leer en su rostro lo duro que era este dolor para perder a una persona físicamente. Y para devolver a una persona a la vida... En esos momentos uno podía ver como los ojos del camarada Legerin estaban llenos de luz y como el sol brillaba en su cara.


Trabajó en condiciones difíciles. En estas circunstancias tuvimos una conversación durante algunas horas. Compartimos nuestros pensamientos, críticas y sugerencias sobre la Revolución de Rojava. Y sí, una vez más vi qué tipo de análisis ideológico profundo hizo mi camarada, con el punto de vista de nuestro nuevo paradigma y nuestra experiencia positiva y negativa existente de esta revolución. No era una espectadora. Vi en ella la posición de una mujer de vanguardia que asumía su responsabilidad revolucionaria. Tenía ideas y pensamientos sobre todo, desde la crítica hasta las soluciones. Era alguien que no se rendía ante las dificultades, sino que compartía su búsqueda de solución con otros. De esa manera era una vanguardia para una vida en común. Tenía la madurez, dondequiera que fuera, en qué revolución del mundo, para ser capaz de mantener esta posición, para asumir esta responsabilidad. Mientras nos despedíamos, ella dijo: "Lo siento mucho, pero tengo que volver al hospital, traen a los camaradas heridos, tengo que estar allí". Y se fue. Mientras la miraba alejarse comprendí una vez más que la revolución de la Rojava y en general la revolución en el Kurdistán con camaradas como Legerin logró hacerse universal, creciendo cada vez más sobre un fundamento muy estable. Legerin se convirtió en nuestro puente para conectarnos a la energía universal y a todos los valores universales de la humanidad. Nos abrió un nuevo camino. Logró convertirse en uno de nuestros caminos para la búsqueda de una vida libre. Ahora nuestra marcha es hacia todo esto Legerins.


El día en que nos separamos físicamente de ella, el 17 de marzo de 2018, fue un día muy duro para nosotros. Continuar el camino que recorrimos con el camarada Legerin, honrarnos al estar del mismo lado de la lucha con ella, conocer sus sacrificios nos dio una gran responsabilidad y nos fortaleció en nuestra insistencia en la búsqueda de una vida libre.


170 visualizações

Difusión de la ideología en la que se basa la revolución de Rojava, en las ideas de Rêber Apo, el Confederalismo Democrático.

© 2020 Lêgerî. Serkfetin.

  • Twitter
  • Instagram