• Lêgerîn

¿Qué es el hombre? - Por Şehîd Atakan Mahir, parte 1 de 2

Me gustaría empezar con algunas palabras a título personal y dar un ejemplo a nivel personal sobre algunas cuestiones.

Şehîd Atakan Mahir
Şehîd Atakan Mahir

Quizás también se pueda aplicar a los otros compañeros varones. Somos un género cuyas características libres son muy débiles. Debemos ser honestos sobre ello. Nos han enseñado la libertad, pero es difícil reconocerla en nuestras propias personalidades. Como hombre no logré, así como en el liderazgo, desarrollar una personalidad libre de una manera muy específica. Ni siquiera ha sido mi objetivo. Lo digo con toda sinceridad. Realmente anhelo la libertad. Pero no se ha convertido en una característica de mi carácter. Parece que más o menos hemos emprendido este camino a la fuerza. Lo tratamos como un deber: trabajar un poco para el pueblo kurdo, vivir un poco bien. Nos limitamos demasiado. ¿Cuánto interés puedo tener en la Jineoloji si no soy capaz de vivir la libertad de una manera específica como hombre, si no la he interiorizado ni la he adoptado como mi objetivo? A menudo me he preguntado dónde están los errores en nuestra forma de hacernos preguntas.


En primer lugar, muy fundamentalmente, ¿cuáles son las cualidades que componen el carácter de un hombre? La diferencia básica entre nosotros y el líder radica precisamente en este punto. Precisamente por esta razón, no nos esforzamos decididamente por la libertad. Es más probable que seamos arrastrados por el camino de la libertad. Si nosotros, como hombres, nos cuestionamos nuestra situación un poco más a fondo, nos damos cuenta de que nos parecemos a un esclavo de la libertad. Tratamos la búsqueda de la libertad como una obligación o un deber. Siempre nos hacemos autocrítica porque ni siquiera logramos liberarnos a nosotros mismos o a la mujer.


Entonces, ¿cómo se va a liberar a la gente? Por supuesto que no es suficiente. Rápidamente se evidencia. Has sido parte de esta lucha durante 30 o 40 años y, por lo tanto, la gente te ve como un referente. ¿Pero por qué no tocas a las mujeres? ¿Por qué no desarrollas una actitud libre? Lo mismo ocurre con las familias que visitamos. A menudo me he preguntado por qué no logramos influir en sus vidas hacia una cierta dirección. Estás librando una batalla, eres parte de la guerrilla, te respetan por eso. Pero las cosas que perciben de nosotros son muy generales y superficiales.


La gente nos ve como algo así: “Son desinteresados. En las montañas, mueren por nosotros. Y mientras mueren allí, también son célibes sexualmente”. Se quedan con una percepción muy ruda. Dicen: “A diferencia de nosotros, renuncian a todos los placeres de este mundo”. ¿Puede ser que el pueblo kurdo me vea de esta manera? El acercamiento a la mujer va un poco más allá y alcanza otro nivel. Cuando cuestiono todo esto, llego a la siguiente conclusión: ¿Por qué no ven en nosotros la misma libertad que ven en el líder? ¿Por qué no pueden deducir un alto nivel de moralidad y política de nuestros comportamientos de género?

¿Por qué?


Porque seguimos siendo superficiales. Porque no tenemos claro por qué nos hemos sumado a este camino hacia la libertad y lo tratamos como un deber. Como una prenda de vestir que nos hemos puesto. Seguimos siendo superficiales. Puedo percibir todo esto en mí mismo.

De ser así, podemos llegar a la siguiente conclusión: como la necesidad de libertad del hombre no es realmente concreta y tangible, siempre recae en la hegemonía de su propio sexo. Siempre verá de forma favorable las condiciones existentes. Cuestionar estas condiciones siempre será una especie de deber, como una compulsión. Yo, por ejemplo, soy alguien que tiene realmente un poco de interés en este tema y lo está investigando. Pero no puedo ir más allá de considerar los aspectos diversos por separado y solo de acuerdo con mis propias necesidades. Además, lo hago solo cuando me encuentro con dificultades. Solo en lo que respecta a mi interés por el ámbito de las mujeres autónomas. No sigo una línea constante. Ya he mencionado la razón de ello: la necesidad concreta de libertad es muy débil.

Por eso me pasa lo siguiente: tomo por separado las diferentes áreas como la ideología, la libertad de la mujer, el concepto de libertad. También las pongo en práctica aisladas unas de otras. Siempre cada área por su cuenta. Siempre limitadas a un tiempo determinado, solo cuando surge un problema. ¿Por qué este interés no adquiere una forma permanente? ¿Por qué el proceso de aprendizaje no se lleva a cabo de forma continua? ¿Por qué no se expresa permanentemente en la implementación práctica y en el comportamiento? Cuando me hago todas estas preguntas, emerge una imagen clara del estado de las cosas.


Hay una o dos cosas que me gustaría mencionar, que corregiremos y cuestionaremos un poco. Por ejemplo, siempre me he preguntado por qué nos criaron de esta manera. También podría decir algo sobre el enfoque de las mujeres, pero puede que no haya tiempo suficiente para ello. Este es un tema para un contexto diferente. Por esto no voy a entrar en ello en este momento. Sobre esta cuestión, mi observación más básica es la siguiente: en primer lugar, una falsa comprensión de la libertad conduce en última instancia a la esclavitud, una falta de dirección que nos hace entender todo como un deber, no para que estos rasgos formen parte de la propia personalidad, como la del líder.


En segundo lugar, definir al hombre distinguiéndolo de la mujer, como algo que no es mujer. Esto predomina mucho aquí. Cuando le preguntas a un hombre sobre su definición de hombre, no va más allá de ese tipo de definición. Solo sucede al contrario en muy pocos casos. Tratamos de hacerlo hasta cierto punto sobre la base del conocimiento que nos transmite el PKK. Entonces, cuando te preguntan qué es el hombre, puedes enumerar todo lo que la mujer no es. De todos modos, lo primero con lo que empezamos es la naturaleza del cuerpo. Pero este enfoque lleva al hecho de que no te conoces o no puedes reconocerte.


“¿Qué es el hombre? Eso que la mujer no es. Bien, pero entonces,

¿qué es el hombre? No lo sé.”


En este punto te detienes, porque te han enseñado de este modo la definición de hombre. Hay un segundo aspecto relacionado, que es aún más peligroso: el líder siempre ha analizado los asesinatos de mujeres. Esto me ha llevado a plantearme ciertas preguntas. Yo, por ejemplo, soy un hombre que está involucrado en la lucha del PKK. He suavizado o corregido algunas características de mí mismo. Pero me preguntaba si sería capaz de matar a una mujer. La respuesta es, sí, sería capaz de hacerlo. Esto no es en absoluto inofensivo, porque significa que la segunda parte de la definición de hombre, es decir, "lo que no es una mujer", viene a decir: "Todo hombre debe matar a una mujer. Todo hombre debe oprimir a una mujer. Todo hombre debe gobernar a una mujer”. Esta definición conduce exactamente a esto. Si todo hombre es "lo que una mujer no es", necesariamente debe definir su lado no femenino.

Este estado es muy peligroso. En este sentido conduce a la internalización de una hostilidad hacia la mujer. El efecto más evidente de esta hostilidad es menospreciar a la mujer desde arriba; en el sentido de “la mujer no puede pensar tan lejos. Ella no puede hacerlo tan bien como yo”. Por un lado, las compañeras pueden empezar a luchar desde el principio y mediar en esta lucha también con nosotros. Por tanto, podemos cambiar rápidamente esta actitud concreta. Pero por el otro lado, está mucho más internalizado. Es decir, todo hombre lleva en su interior una hostilidad muy arraigada hacia las mujeres. Si un hombre aún no ha matado a una mujer, es pura coincidencia.


A veces puede ser el resultado de ser precavido. La consecuente reacción a esto sería incorrecta: “El hombre también es un ser humano después de todo”. Pero cásate con un hombre y después de unos días podrás ver cómo golpea a su esposa. Al poco tiempo hace otras cosas. En el corazón, todo hombre lleva el deseo de golpear a una mujer. En palabras extremas: todo hombre anhela matar a una mujer como la máxima afirmación de su propia identidad. Éste es el resultado de mi propio proceso de reflexión. Como ser humano, realmente tiemblas ante esta verdad. ¿Por qué la identidad de un hombre está constituida así? Porque no llena su otra mitad. Cuanto más desarrolle una alternativa al concepto de hombre que 'no es como la mujer', menos daño podrá hacerle a la mujer. Es decir, cuanto más pueda provocar cambios en su propia identidad como hombre.

Fin de la primera parte

Puedes encontrar y descargar el texto completo en nuestra

revista de la segunda edición AQUÍ


142 views0 comments

Recent Posts

See All