• Lêgerîn

Noticias desde Rojava: entrevista con un internacionalista


Hace poco se han publicado en muchos sitios web de activistas artículos que llaman a la movilización en Europa y en todo el mundo tras los nuevos ataques del ejército turco contra la administración autónoma de Rojava. Como tenemos un amigo allí en este momento, decidimos pedirle que nos cuente lo que está pasando allí.

Desde que hablamos con él, la situación ya ha cambiado y cada día llegan nuevas informaciones. Por tanto, es probable que este artículo no esté actualizado al 100%. Aquí hablaremos principalmente de Shengal y de la ciudad de Derik, porque tenemos la mayor información sobre estas dos zonas, y es donde el movimiento temía un ataque. Al final, el último ataque afectó a la región de Garê y los compañeros sobre el terreno todavía están recopilando información sobre todos los pormenores del mismo.

Rojava: Se refiere a una región en el oeste del Kurdistán, en el noreste de Siria.

AANES: Auto-Administración del Noreste de Siria. Nombre oficial de la región.

PKK: Partiya Karkêren Kurdistane. Partido de lxs Trabajadores del Kurdistán.

PYD: Partiya Yekitîa Demokratik. Partido de la Unión Democrática.

YPG: Yekineyen Parastîna Gel. Unidades de Defensa del Pueblo.

YPJ: Yekineyen Parastina Jin. Unidades de Defensa de la Mujer.

SDF: Fuerzas Democráticas Sirias. Coalición de milicias populares en defensa de las AANES.

Daesh: Abreviatura de Dewlet Al-Islamiya (Estado Islámico).

KRG: Gobierno Regional del Kurdistán. Instituciones políticas gubernamentales en el Kurdistán iraquí.

Yezidis: minoría religiosa preabrahámica de habla kurda.

PDK: Partido Democrático del Kurdistán. Partido gobernante en el KRG, tribal, nepotista, tradicionalista y nacionalista.

Barzani: Familia que ocupa la presidencia del PDK desde su creación.

Asayish: Policía popular bajo estricto control de los consejos populares.

CIA: Agencia Central de Inteligencia. El servicio secreto americano.

MIT: Servicio secreto turco.

Actualmente estás en Rojava. ¿Puede describir tu trayectoria en pocas palabras?

Soy un activista internacionalista. Crecí en Europa, pero soy hijo de inmigrantes. He tenido una formación militante en los movimientos sociales, he estado desde muy joven en una especie de búsqueda perpetua de la justicia y la verdad. Hace algún tiempo decidí unirme al movimiento por la libertad. Esto es lo que me llevó a viajar a Oriente Medio; formar parte del movimiento es también aceptar ir donde el movimiento nos llama. En estos momentos me encuentro en el noreste de Siria, en la zona cercana a la ciudad de Qamislo, la región que se llama Rojava en kurdo.

A menudo leemos sobre Rojava en comunicados más bien escasos. ¿Puede darnos un poco de historia?

Hay que remontarse a principios de los años 80 para entender la revolución de Rojava. En esos años, los cuadros del PKK en el exilio sentaron las bases de las organizaciones populares en las comunidades kurdas de Siria. Abdullah Öcalan y sus apocis (seguidores de Apo) iban de ciudad en ciudad, de casa en casa, para reclutar y formar a activistas políticos y construir una estructura popular revolucionaria. Poco a poco, las instituciones democráticas populares comenzaron a surgir en todo Rojava, e incluso en las grandes ciudades sirias como Alepo o Damasco. Poco a poco han surgido el movimiento de mujeres, el movimiento de jóvenes, los partidos políticos kurdos y sus instituciones, como los consejos populares, las cooperativas y otras. Estos movimientos han sido reprimidos por los estados imperialistas, decenas de activistas han sido encerrados, asesinados o "simplemente" desaparecidos.

Aunque el PKK es un partido kurdo, su doctrina es internacionalista; desde los años 80, se han creado numerosas alianzas con otras comunidades de Siria (asirios, yezidíes, árabes, etc.).

En 2003, años antes del inicio de la revolución y de la guerra civil, los consejos populares del Confederalismo Democrático (el sistema político de los consejos), intuyendo las tensiones crecientes en Siria y bajo el impulso del movimiento juvenil, decidieron crear una milicia popular para la defensa del pueblo, las futuras YPG y YPJ.

En 2011, durante los levantamientos populares sirios que sacudieron el país para acabar con el régimen de Bashar al-Assad, los kurdos se manifestaron junto al resto de la población siria. En 2012, el régimen de Assad retiró sus tropas del noreste de Siria. Los partidarios del régimen y, en particular, la burguesía del régimen (grandes terratenientes, industriales) huyeron de la región para refugiarse bajo la protección de Assad en las grandes ciudades de la costa o en el oeste. En ese momento, el movimiento del confederalismo democrático ya tenía una sólida base organizativa y popular (consejos populares de autogestión, cooperativas, fuerzas de autodefensa, sistema de formación, etc.). Así que cuando el régimen de Assad se retiró, el movimiento pudo forzar su mano para entregar ciertos recursos (especialmente militares y económicos) al movimiento. Este fue el punto de partida de la declaración de autonomía y de la revolución de Rojava, que más tarde se convertiría en AANES (Siria nororiental autoadministrada).

Las autoadministraciones redactarán una nueva constitución y un nuevo contrato social, garantizando los derechos culturales y religiosos, el reconocimiento de los consejos comunales, la abolición de la pena de muerte, etc. A medida que la guerra evolucione, las fuerzas de autodefensa se opondrán a los grupos yihadistas y, en particular, a Daesh.

Hasta 2018, la guerra contra el Estado Islámico será el foco principal. Pero mientras las milicias luchan en el frente, las diversas estructuras del confederalismo democrático se desarrollan e integran cada vez a más personas y comunidades en su sistema político, especialmente en las zonas anteriormente ocupadas por Daesh.

La experiencia política en el noreste de Siria ha atraído la atención de activistas revolucionarios de todo el mundo. Miles de internacionalistas se han unido a las milicias del YPG/YPJ y otros miles se han unido a las estructuras civiles, para ayudar sobre el terreno, pero sobre todo para aprender y experimentar con la revolución social en el siglo XXI.

La última vez que oímos hablar de Rojava en la prensa internacional fue cuando Trump declaraba ganada la batalla contra Daech y hablaba de retirar sus tropas del norte de Siria. ¿Puede decirnos qué ha pasado desde entonces?

A finales del verano de 2019, Trump y Erdogan llegaron a un acuerdo; Turquía ocuparía los territorios fronterizos del norte de Rojava, mientras que Estados Unidos tendría influencia para presionar a los consejos de autogobierno obligándoles a firmar tratados petroleros más jugosos. Como resultado de estos acuerdos entre ambos gobiernos, Trump comenzó pidiendo a las instituciones militares de Rojava que retiraran su línea de defensa en esa frontera norte (túneles, búnkeres, líneas de armas pesadas posicionadas y otros obstáculos), asegurando a cambio un apoyo militar incondicional en caso de invasión turca. Una vez desmantelada la línea de defensa, Trump anunció la retirada de sus tropas.

Eso fue el 6 de octubre de 2019, y la traición se consumó. El 9 de octubre, Erdogan lanzó la Operación Primavera de la Paz y comenzó a invadir Rojava. La batalla fue dura y duró dos meses. Al mismo tiempo, la situación política en Siria cambió; Rusia aprovechó el vacío creado por la retirada de las tropas estadounidenses para volver a colocar a su potro, Bashar al-Assad, en la carrera geopolítica de la región. Las autoadministraciones tuvieron que aceptar el regreso sinbolico de tropas gubernamentales sirias al noreste de Siria para bloquear el avance turco. Rusia declaró que respondería a todos los ataques contra los soldados del régimen sirio, hasta el punto de que bastó con izar la bandera de Assad en algunos puestos de control para bloquear el avance de los apoderados yihadistas turcos.

Este ejemplo demuestra bien el juego de los estados imperialistas; se ponen de acuerdo para aplastar a los actores locales y defender sus intereses económicos y políticos, a cualquier precio.

Durante la operación Primavera de la Paz, perdimos el control de Tal Abyad, Serekanye, Suluk y los pueblos de los alrededores, pero nuestras fuerzas consiguieron defender las ciudades de Mambij, Ayn-Issa y Til-Temir. La resistencia de nuestros camaradas fue heroica a pesar de la traición de los intereses estadounidenses y rusos. Desde entonces, Siria vive al ritmo de los combates en las diferentes líneas del frente en Alepo, Idlib, o más cerca de nosotros en Manbij y Ayn-Issa. Pero las fronteras interiores no han cambiado mucho. Más allá de la guerra, los rusos han aumentado considerablemente su presencia en la región.

Y en 2020, ¿cuál era el estado de las fuerzas geopolíticas?

Han pasado muchas cosas en 2020. Turquía atacó y ocupó la zona de Haftanin (montañas kurdas de Turquía controladas por la guerrilla). Sus apoderados yihadistas siguen intentando regularmente ofensivas en Til-Temir, Kobane, Ayn- Issa, Manbij.

Más recientemente, se han producido más de 70 atentados en estas zonas. Además, Daech está realmente de vuelta en la lucha; aunque todavía no tienen la capacidad logística para controlar grandes territorios (ya controlan una zona en Irak), continúan sus ataques.

En enero de 2021, asesinaron a dos mujeres líderes de Kongreya Star (Movimiento de Mujeres).

A pesar de estos episodios, la guerra es por el momento difusa; se trata de una "guerra de baja intensidad", muy centrada en la propaganda mediática y la influencia en la opinión pública.

Es importante entender que la situación geopolítica aquí es tensa, compleja y cambiante. Hace unos meses, fue en Irak donde se reanudó el juego imperialista. Turquía, Estados Unidos, el Gobierno Regional del Kurdistán y el gobierno central de Irak llegaron a un acuerdo para "eliminar la amenaza terrorista" de Shengal. Salvo que en Shengal no hay presencia yihadista desde 2015. Así que la "amenaza terrorista" somos nosotros. El objetivo final de este acuerdo es eliminar la presencia del PKK y desmantelar los órganos democráticos de Shengal, como los consejos populares, las milicias de defensa del pueblo, el movimiento de mujeres, el movimiento juvenil, etc. En concreto, esto se traduce en muchos movimientos: el Gobierno Regional del Kurdistán persigue a los políticos y periodistas yazidíes en su territorio; el ejército iraquí refuerza las fronteras cercando Shengal; Turquía bombardea nuestros territorios con drones sin distinguir entre civiles y soldados, y Estados Unidos financia y proporciona inteligencia. Erdogan ha llegado a insinuar que está preparando una ofensiva militar contra Shengal.

Desde un punto de vista pragmático y de campo, ¿cómo ha sido la vida allí desde 2020?

Paralelamente a todo esto, se han producido diferentes crisis en Rojava. Una de las crisis importantes es la relacionada con las decenas de miles de prisioneros de daesh que están al cuidado de las administraciones de Rojava. Miles de ellos son extranjeros que nadie quiere. La situación con ellos es muy complicada: su encarcelamiento es extremadamente caro para una administración que ya sufre una terrible crisis económica, y un buen número de ellos son muy peligrosos (asesinan regularmente a sus guardias). Occidente se ofende por sus condiciones de vida, pero al mismo tiempo se niega a repatriar a sus ciudadanos y/o a financiar estructuras más adecuadas para su detención. Al final, esta situación obligó a las administraciones a liberar a varios cientos de antiguos militantes de Daech. El impacto se hizo sentir rápidamente en la situación de seguridad de la región. Se han reanudado los atentados, los asesinatos, los tiroteos y demás.

Otra crisis importante es la económica. En los últimos años, los precios se han multiplicado por diez. Por ejemplo, 1 dólar valía 500 liras sirias en 2015. Hoy en día, vale más de 3.500. A esta situación se añade un severo embargo sobre el gobierno y la autogestión de Siria. Las zonas ocupadas por Turquía no se ven afectadas por el embargo, ya que las mercancías transitan por Turquía.

En los últimos meses en Rojava, tuvimos un problema con el pan. Los ayuntamientos han impuesto un precio fijo del pan para garantizar el acceso a toda la población. La producción se reparte entre empresas privadas y cooperativas de las administraciones autónomas. Desde la ocupación turca, los yihadistas, con el apoyo de Turquía, han robado cientos de toneladas de harina. Esto ha hecho que el precio de la harina de contrabando se dispare. Las empresas privadas detuvieron su producción de pan para protestar contra este precio, lo que abrumó a las cooperativas con una demanda que, hasta hace poco, no podía ser satisfecha. Ahora las cooperativas se están organizando para aumentar su producción manteniendo el mismo precio. Este es sólo un ejemplo entre cientos de otros relacionados con las sanciones económicas occidentales y las consecuencias de la ocupación turca.

En 2020, también tuvimos COVID-19. Al principio, la pandemia era bastante limitada aquí, sobre todo porque no hay mucha gente que pase por Siria, y por lo tanto pocas contaminaciones llegaron del exterior. En segundo lugar, los consejos populares han respondido colectivamente a los riesgos relacionados con el virus produciendo y distribuyendo material sanitario. También se establecieron desinfecciones colectivas. Pero hay que decir que la amenaza directa y concreta para nosotrxs es militar, no sanitaria. La situación aquí es, por tanto, muy diferente de la paranoia de sanitaria del Occidente.

¿Cuáles han sido los vínculos entre el movimiento y las diferentes administraciones estadounidenses?

Biden hace bonitos discursos donde dice arreglar los errores de Trump (EEUU ha perdido mucha legitimidad e influencia en el conflicto actual). Pero de todos modos, nunca nos hemos fiado de ellos, hoy aún menos.

Desde 2014, Estados Unidos esta proporcionando ayuda material a nuestras tropas de tierra. Durante la segunda batalla de Kobane, los estadounidenses empezaron a implicarse militarmente en la lucha contra Daech proporcionando apoyo aéreo. Era la época de Obama, la población estaba muy contenta de ser por fin apoyada por quienes dicen ser los garantes de la paz en Oriente Medio, aunque los cuadros políticos de aquí siempre han sido conscientes del juego imperialista estadounidense. Nos han ayudado a tener influencia sobre Rusia, Irán y Turquía.

Su objetivo es hacerse con los campos petrolíferos e impedir que Assad siguiera en el poder.

El punto de inflexión es que, tras la guerra contra Daech, la AANES negó a los EE.UU. el acceso exclusivo a los campos petrolíferos, pero sólo les concedió el derecho a comprar el petróleo extraído por los autogobiernos (lo que, entre otras cosas, permite a los consejos populares financiar el esfuerzo de guerra). Trump comenzó entonces a hablar con Erdogan, que esperaba la luz verde de EEUU para poder invadir Siria y las zonas kurdas en particular.

La operación Rama de Olivo de 2018, que llevó a la ocupación de la ciudad y la región de Afrin, surgió de este acuerdo militar entre Erdogan y Trump. Estados Unidos quería demostrar a los kurdos y a toda la población de Rojava que, sin su apoyo, están condenados a ser derrotados por Assad o Turquía. Tras la ocupación de Afrin, nuestras negociaciones continuaron con los estadounidenses: amenazaron con retirarse del territorio si no dejábamos que sus empresas explotaran los pozos de petróleo. Tras otra negativa rotunda de los gobiernos autónomos, Trump y su administración se embarcaron en una campaña política en EEUU. El objetivo era ganarse a los votantes demócratas anti-intervencionistas y preparar las elecciones de 2020.

La consecuencia de esto es la retirada de las tropas estadounidenses y la "Operación Primavera de la Paz" que he mencionado antes. Estas ofensivas militares turcas, apoyadas tácitamente por Estados Unidos, han arruinado la reputación de los presidentes estadounidenses entre la población de este país. Antes de 2018, los civiles se referían cariñosamente a Obama como "Heval Obama"; hoy, se refiere a los estadounidenses con el sobrenombre de "benamus" (sin honor).

Dicho esto, las tropas estadounidenses nunca se retiraron completamente ni de Siria ni de Irak. Hoy, con Biden, la voluntad de restablecerse en la región es muy clara. Han llegado nuevas tropas, se están construyendo nuevas bases y el equipamiento está llegando a raudales. Recientemente, las tropas estadounidenses atacaron las bases de una milicia iraní en Siria; este ataque fue una respuesta a otro ataque de una milicia iraní contra las tropas estadounidenses en Irak.

Estos acontecimientos demuestran el carácter supranacional de la guerra civil en Siria: una milicia iraní ataca a los estadounidenses en Irak, los estadounidenses responden con un ataque en Siria.

¿La experiencia de Afrin ha cambiado mucho la forma de prepararse y reaccionar ante las agresiones turcas?

Por supuesto que sí. Hoy no hay duda de que Turquía quiere apoderarse de una parte del territorio sirio. Ya está actuando administrativamente como si los territorios ocupados fueran parte de Turquía (moneda turca, administración turca, deportación de prisioneros sirios a Turquía, etc.). También desde el punto de vista militar, la experiencia de la guerra urbana con el ejército turco ha cambiado mucho la estrategia y la táctica de las Fuerzas Democráticas Sirias. También emocionalmente, el cambio es importante. Especialmente para los kurdos y las minorías como los yezidis, que siempre han visto al fascismo turco como un enemigo vital. Con la ocupación de Afrin y las exacciones que siguieron (asesinatos, saqueos, violaciones, matrimonios forzados, secuestros, destrucción y saqueo de lugares históricos, profanación de cementerios, destrucción de olivos, etc.), la amenaza se ha hecho aún más real.

Pero la voluntad de resistencia de la población es aún más fuerte.




Nos decías que últimamente la zona de Garê ha sido presa de nuevos ataques. ¿Cómo entiende estos nuevos ataques?

La operación en la zona de Garê es difícil de explicar. Los medios de comunicación turcos se contradicen, incluso los anuncios oficiales no tienen sentido. Pasaron de anunciar una nueva gran operación a una pequeña misión de rescate. En mi opinión, la operación en Garê pretendía crear una apertura para una invasión a mayor escala. El fracaso de la primera parte de su plan les obligó a cambiar su estrategia de comunicación, de ahí su propia confusión. Pero es obvio que Turquía, en particular, y los Estados imperialistas, en general, no se van a detener ahí. La revolución comunalista en Oriente Medio está amenazada por todas partes. Intentan cada día socavar nuestra determinación de construir una alternativa a los Estados-nación, una alternativa al sistema capitalista. La última agresión a Garê no es nada nuevo, excepto por la solidaridad internacional que hemos logrado construir. Un frente antifascista se opone hoy al fascismo turco en todo el mundo.


La región de Shengal está sometida a una gran presión en estos momentos, especialmente por el acuerdo entre Estados Unidos y Turquía. ¿Cómo se traduce esta presión sobre el terreno?

Los imperialistas intentan constantemente aumentar su presencia militar en la región. Por ejemplo, durante el ataque turco a Garê, una milicia iraní desplegó 10.000 soldados en Shengal para "impedir una invasión turca". Excepto que Shengal está a más de 200 km de Gara. Podemos ver que el Estado iraní se aprovecha de los movimientos militares turcos para movilizar soldados y aumentar así su influencia en la situación política de Irak (es esta misma milicia la que atacó a los estadounidenses un poco más tarde en Irak y fue bombardeada en Siria).

Además, el Estado iraquí exige desde hace 3 o 4 meses el desmantelamiento de las fuerzas policiales populares, las Asayish, que han suplantado a las fuerzas policiales iraquíes, dejándolas sin trabajo.

Evidentemente, éste es sólo el primer paso; después de la Asayish, serán las YBS (unidades de resistencia Shengal), luego los consejos populares, etc. Las detenciones en las fronteras de la región son frecuentes y la presión es también muy grande en el control de las vías de acceso.

Mientras tanto, los turcos bombardean regularmente las zonas cercanas a la frontera con Siria con el pretexto de luchar contra el Daesh. A finales de 2020, un agricultor y su hijo fueron asesinados en su coche, tras lo cual Erdogan anunció que había eliminado a dos terroristas del Daesh en apoyo de Francia tras el asesinato de Samuel Patty... La CIA y el MIT también tienen agentes desplegados en la región.


¿Cuál es la respuesta del pueblo y de la administración de Shengal a estos ataques?

Organización popular y acción política. Ya sea en las calles, en los medios de comunicación o en los parlamentos, los yezidíes empiezan a ver los resultados positivos de un largo proceso de organización. La comunidad es ahora capaz de representarse a sí misma en todos estos niveles. Tiene sus propios partidos, sus propios canales de televisión y periódicos y sus propios movimientos sociales.

Dos ejemplos lo ilustran: En diciembre de 2020, un dron turco golpeó un coche de YBS. Dos personas murieron y una resultó gravemente herida. El herido tuvo que ser trasladado al hospital de Mosul para recibir tratamiento (las clínicas locales no podían atenderlo). A su llegada al hospital, fue detenido por la policía iraquí por pertenecer a un grupo terrorista. Al día siguiente, la población salió a la calle y prendió fuego a un puesto de control de la policía iraquí a la entrada de la ciudad de Shengal (Shengal es una región y su cabecera lleva el mismo nombre). La multitud amenazó entonces con hacer lo mismo con una base del ejército iraquí. El gobierno iraquí acabó liberando al herido.

En relación con el desmantelamiento de la policía popular, el movimiento de mujeres y, en particular, el grupo de madres de mártires, organizaron una guardia continua de su puesto central. Cientos de civiles se turnaron frente a la estación, llevando comida, té y música para apoyarlos. Esta es una imagen muy especial, especialmente para nosotrxs como internacionalistas. Imagínese un movimiento popular defendiendo su propia fuerza policial contra el Estado central; es un bastante exotico.




En Derik, hablabas de los movimientos de las tropas militares turcas. ¿Qué ocurrió y cómo reaccionó la población?

Erdogan anunció que quería ocupar Derik para "purgar" Shengal; la ciudad de Derik se preparó para la guerra. La gente ha salido a la calle en masa para protestar contra la amenaza y mostrar su determinación de resistir. Conocen la situación de las zonas ocupadas y los abusos que los ocupantes cometen contra los civiles.

Por ejemplo he visto a un anciano preparando una posición de tiro en su tejado cuando apenas puede moverse. Su hija decidió posponer su boda para participar en el entrenamiento militar con su madre.

En cuanto a los movimientos de tropas, se han visto tanques transitando no muy lejos de la frontera y se han visto agentes del MIT realizando misiones de reconocimiento. Lo que hay que saber es que Derik no está lejos de las zonas ocupadas por Turquía (unas 2 horas de viaje). Así que hay una amenaza constante en la zona. Basta con un convoy y unos cuantos autobuses para trasladar muy rápidamente a través de Turquía a miles de combatientes y su equipo, que están estacionados en las zonas ocupadas a menos de cien kilómetros.

¿Qué espera el movimiento en las próximas semanas/meses?

El movimiento espera que continúe la guerra de baja intensidad, un aumento de las actividades de las células Daech. Pero también una o más operaciones del ejército turco. Como ha demostrado la operación en Garê, la guerra está lejos de terminar. Debemos estar siempre preparados para enfrentarnos a diferentes amenazas.

23 views0 comments

Difusión de la ideología de la revolución en Rojava, y de las ideas de Rêber Apo, el Confederalismo Democrático.

© 2021 Lêgerîn. Serkfetin.

  • Twitter
  • Instagram