top of page

Izar la bandera por la libertad de Abdullah Öcalan con los pueblos guaraní y kaiowá



El 30 de octubre, miembros del Comité Lêgerîn Abya Yala se reunieron para un proyecto de colaboración en el territorio ancestral guaraní kaiowá, recuperado de las manos de grandes terratenientes en la región de Dourados, Mato Grosso do Sul (Brasil). El objetivo de este proyecto era conmemorar cinco años de resistencia en este tekoha, como los guaraní kaiowá se refieren a sus territorios ancestrales, que significa «lugar donde podemos realizar nuestro modo de vida». Esta resistencia se ha concretado en la plantación común de árboles, la recuperación de tierras dañadas por los monocultivos, la siembra de plantas medicinales, la excavación de pozos para fortalecer la autonomía hídrica y la organización de la solidaridad entre la ciudad, el campo y los territorios indígenas en el contexto de la profunda violencia ejercida por los grandes terratenientes y el Estado brasileño contra estos pueblos. Este territorio ha sido objeto de constantes ataques por parte de terratenientes y militares desde 2018, y muchos de los miembros de su comunidad resultaron gravemente heridos. Solo este año, en 2023, se registraron más de diez ataques, incluidos ataques nocturnos con armas de fuego, destrucción de casas y ataques químicos con pesticidas.


Los guaraníes kaiowá son el segundo grupo indígena más numeroso de Brasil, con unas sesenta mil personas, y su territorio está dividido entre cuatro estados-nación: Brasil, Argentina, Bolivia y Paraguay. A finales de la década de 1970 comenzaron a organizarse en asambleas populares -la Aty Guasu, gran asamblea del pueblo, así como la Kuñangue AtyGuasu, asamblea de las mujeres, y la Retomada AtyJovem, de los jóvenes- y a avanzar en la recuperación –“reposesión”- de sus territorios ancestrales. Esto lo organizaron después del intenso genocidio y etnocidio que sufrieron desde el siglo XIX, en el contexto de la Guerra de la Triple Alianza y la formación de «reservas indígenas» en las primeras décadas del siglo XX. El objetivo era expulsarlos por la fuerza de sus tierras para dar paso al avance de la colonización en la región centro-occidental del país. Esta región es uno de los centros del neoextractivismo y de los monocultivos en Brasil y, por esta misma razón, donde los índices de violencia y asesinatos contra los pueblos son más alarmantes, además de un contexto de extrema vulnerabilidad, hambre y sobreexplotación de la mano de obra indígena.



Sólo en los alrededores de la Reserva Indígena de la ciudad de Dourados, existen aproximadamente diez recuperaciones territoriales. En este contexto, el Comité Lêgerîn participó en la organización de un trabajo colectivo con otros movimientos sociales, colectivos y trabajadores solidarios. En defensa de la Madre Tierra y en defensa de la recuperación territorial guaraní kaiowá, también se discutió la importancia del internacionalismo y de la solidaridad entre los pueblos. Así, se abrieron los diálogos sobre Abdullah Öcalan y su papel en la lucha de liberación del pueblo kurdo y de los pueblos del mundo. En esta ocasión, ondeamos colectivamente la bandera por la libertad de Abdullah Öcalan, regalo y recuerdo de la larga marcha por la libertad de Rêber Apo, en la que participaron algunos miembros de Lêgerîn Abya Yala. Esta acción forma parte de la campaña internacional «Libertad para Öcalan. Solución política para la cuestión kurda» y, por ello, se realiza también como exigencia de noticias inmediatas sobre su salud y bienestar, para que pueda hablar con su familia, sus abogados, y salir del aislamiento absoluto al que se enfrenta desde hace 24 años.


Entendemos a los kurdos como un pueblo indígena, y desde ahí entendemos también que todas las luchas son una sola lucha. Los camaradas guaranís kaiowá, desde sus presos políticos y sus mártires históricos y contemporáneos, se suman a los esfuerzos por liberar la tierra de los efectos catastróficos de la modernidad capitalista que comenzó hace más de 523 años. Se afirmó que desde las recuperaciones territoriales guaraní y kaiowá y sus aliados revolucionarios, lucharemos también por la libertad de Rêber Apo, porque liberarlo es parte de la liberación de la humanidad.


En memoria de Alex Lopes, Vitor Fernandes, Marcio Moreira, Vitorino Sanches y la líder espiritual Estela Vera, asesinados en 2022 en masacres [Masacre de Guapo’y] y emboscadas. En memoria de Sebastiana Gauto y Rufino Velasquez, líderes espirituales quemados vivos en un atentado en septiembre de 2023 por defender su territorio; en memoria de todos los mártires guaraníes y kaiowá, y de los mártires de la lucha revolucionaria del movimiento de liberación kurdo, seguiremos tejiendo y sembrando resistencia.


0 comentarios

Comments


bottom of page