top of page

Guías para renacer la belleza en la vida



En esta era de creciente resistencia contra los ataques reaccionarios del neoliberalismo conservador, nos encontramos en un proceso donde las mujeres, que son el blanco de la opresión y las principales víctimas de todas las formas de violencia basada en la discriminación de género, están expuestas a las formas más severas de asaltos neoliberales y neofascistas. En respuesta a este proceso, la creciente resistencia de las mujeres en Oriente Medio, centrándose en Rojava en Kurdistán, las acciones de "Jin Jiyan Azadi" que comenzaron en Irán e inspiraron a mujeres de todo el mundo, las acciones de "Rebelión" contra los reaccionarios y fascistas talibanes en Afganistán y las luchas de las mujeres por el trabajo en África, Asia y América han dado a las mujeres de todo el mundo mucha esperanza en este nuevo período, similar a una flor que emerge a través del concreto en su búsqueda de una vida libre.


El mundo en el que vivimos hoy se caracteriza por enormes convulsiones sociales y abrumadores ataques neoliberales a las personas trabajadoras. Los movimientos sociales y políticos están resistiendo los impactos de la explotación económica y el intento de decadencia moral. Estas revueltas forman parte de la crisis actual del capitalismo, que se encuentra en una espiral mortal de contradicciones.


Considerando todos estos problemas y su destructividad, se hace evidente que las crisis del capitalismo no se resuelven fácilmente. La explotación y la opresión prevalecen no solo a nivel económico, sino también en niveles sociales, culturales y morales.


Esta profunda desigualdad es una expresión del sistema misógino que coloca a las mujeres en el centro del debate sobre la crisis actual del capitalismo.


Esto afecta particularmente a las mujeres jóvenes, a quienes se les anima a rechazar la antigua imagen de mujeres conservadoras y tradicionales, pero se espera que adopten una forma que considere la libertad individual como lo más sagrado, mientras en realidad reproducen la mentalidad patriarcal y se convierten en títeres del estado patriarcal. Constantemente se les despoja de su identidad y se les hace sentir sin valor.




Como dijo Rêber Apo,


"En el sistema capitalista, sus cuerpos son diseccionados como los de un carnicero, y se asigna un precio a cada parte. Desde su cabello hasta sus talones, desde su pecho hasta sus caderas, desde su abdomen hasta sus genitales, desde sus hombros hasta sus rodillas, desde su cintura hasta sus pantorrillas, desde sus ojos hasta sus labios, desde sus mejillas hasta su cuello, parece que ninguna parte ha quedado sin un valor (cantidad/precio) asignado. Desafortunadamente, nadie pregunta si tiene alma y, de ser así, cómo es su estado mental".


Sin embargo, el espíritu de la juventud y la lucha histórica de todas las mujeres del mundo se unen en las mujeres jóvenes, liderando la vanguardia de la revolución.

Sin embargo, la ola de resistencia y cambio iniciada por las mujeres con Jin, Jiyan, Azadi (Mujer, Vida, Libertad) destruyó todas estas nociones y dio esperanza a las mujeres de todo el mundo. Las políticas neoliberales crean divisiones en el ámbito social y fragmentan la esfera política, lo que dificulta aún más la creación de una base unificada para la lucha. En este punto, cualquier alternativa a la fragmentación reaccionaria y neoliberal y al creciente autoritarismo parece imposible. En medio de esta invisibilidad, es especialmente importante recordar los movimientos de liberación de la historia y destacar la creciente resistencia social y las revueltas en el tiempo presente, desde Siria hasta Irán, desde Kurdistán hasta Turquía, desde India hasta Chile.

Las mujeres jóvenes, que son objeto de una opresión y violencia brutal, continúan estando a la vanguardia de la movilización global. La masacre de combatientes en las YPJ y YJA STAR con armas químicas, el asesinato de activistas kurdas que trabajan en Europa, el secuestro de mujeres en Afrin, la ejecución de mujeres en Afganistán e Irán son solo algunos ejemplos de la crueldad de la guerra librada por los Estados nacionales contra esta creciente lucha de las mujeres. Las mujeres, que son las más expuestas a los golpes del capitalismo en crisis, continúan estando en el centro de la lucha con su alta participación en las revueltas populares en Oriente Medio, África, Asia y Abya Yala (América Latina).


Las tendencias capitalistas y esta ola neoliberal han exacerbado sus impactos específicos de género en todo el mundo. Han intensificado la violencia, la opresión y la explotación de las mujeres.


Además, todo esto ha acelerado la organización anti-neoliberal y socialista de todas las mujeres, como se puede observar en Rojava, Irán, Venezuela y Afganistán.


Este intento del Estado de controlar los cuerpos de las mujeres ha desencadenado protestas por parte de organizaciones de mujeres de todo el mundo, como en Argentina, donde las mujeres salieron a las calles en masa con pañuelos verdes simbólicos para luchar por la legalización del aborto.


En Bolivia, una vez más las mujeres están a la vanguardia de las protestas contra el golpe de Estado contra Evo Morales y el Movimiento al Socialismo (MAS) en 2019. Desde el golpe, el gobierno gobernante ha humillado y perseguido a toda la población rural y los pueblos indígenas. Las manifestaciones de las mujeres incluyeron demandas de cambio de gobierno y liberación de las mujeres y los pueblos indígenas.


En Brasil, después de que Bolsonaro asumiera el gobierno, muchas mujeres se movilizaron. La famosa marcha Ele Não (Él No) en septiembre de 2018 fue la mayor manifestación en la historia de Brasil. Miles de mujeres y hombres llenaron las calles de más de 114 ciudades brasileñas en contra del aumento de la misoginia y del candidato ultraderechista Jair Bolsonaro.


Miles de combatientes de las Unidades de Protección de las Mujeres (YPJ) se unieron a la lucha por las mujeres y la tierra contra los ataques de las pandillas del ISIS en Rojava y Shengal, sabiendo cómo proteger estas áreas. Los intentos del ejército turco de invadir Kurdistán fueron frustrados por las guerrilleras de YJA-Star, que lucharon y vencieron al enemigo en igualdad de condiciones.


Aquí, rendimos homenaje a las camaradas caídas Şehîd Gulçiya Gabar y Pelşîn Newroz, que han mostrado una resistencia inquebrantable durante años y recientemente se unieron a la Caravana de los Inmortales.


La lucha de las mujeres en Chile se ha intensificado en los últimos años. Las manifestaciones del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, mostraron claramente que el movimiento feminista ha crecido exponencialmente. No solo el movimiento de mujeres se ha vuelto más grande, sino que también ha fortalecido su poder organizativo con el establecimiento de la Coordinadora Feminista 8 de Marzo. Más de tres mil mujeres se reunieron para discutir el programa y planificar una salida de la situación actual. El movimiento feminista hizo visible esta violencia con la performance colectiva "Las Tesis" y el lema "El violador eres tú", que resonó en diferentes idiomas alrededor del mundo.


Estos ejemplos, los procesos en curso de lucha y resistencia, deben colocar a las mujeres y sus demandas en el centro de los análisis y discusiones sobre la construcción de un mundo nuevo.


Con la represión de la pandemia, se intentó suprimir estas grandes olas de resistencia.

Sin embargo, las mujeres jóvenes que han demostrado su potencial de creación, resistencia y solidaridad frente al capitalismo y la destrucción en todo el mundo no solo han resistido las políticas neoliberales y reaccionarias, sino que también nos han mostrado las posibilidades de lucha social. Las luchas que han surgido a través de procesos similares en muchas partes del mundo y las diversas alternativas que se han creado demuestran la importancia de fortalecer la cooperación internacional. Estos ejemplos nos muestran que las mujeres que forman parte de la lucha son las que la lideran. En el proceso de transformación revolucionaria en Rojava y Oriente Medio, esta movilización de las mujeres, el movimiento de Jineolojî (ciencia de las mujeres) y la realidad del confederalismo democrático que ha tomado forma en torno al movimiento de liberación kurdo, revelan la verdad a las mujeres de todo el mundo. La Conferencia Mundial de Mujeres en Berlín es un paso significativo en esta dirección.



A todas las mujeres jóvenes del mundo queremos decirles: un mundo nuevo es posible. La revolución en Kurdistán es un gran ejemplo que no se puede negar ni ignorar. Es hora de organizarnos en este sentido.


- Perspectiva de las Mujeres Jóvenes Internacionalistas



0 comentarios
bottom of page