• Lêgerîn

El feminismo: Rebelión de la más antigua colonia - Primera parte

El término "feminismo" traducido como movimiento de mujeres no aborda en absoluto la cuestión de la mujer y podría conducir a un punto muerto aún mayor, porque permite concebir el "masculinismo" como su opuesto. Sugiere el significado de que ella es simplemente la mujer oprimida del hombre dominante. Sin embargo, la realidad de la mujer es más amplia que eso e incluye otros significados más allá del género con dimensiones económicas, sociales y políticas de gran alcance. Si no limitamos nuestra comprensión del colonialismo a los países y naciones, sino que incluimos a todos los grupos humanos, podemos definir fácilmente a la mujer como la colonia más antigua. Ningún otro fenómeno social ha experimentado la colonización del cuerpo y el alma en el grado en que lo han hecho las mujeres. Debemos entender que las mujeres se mantienen en un estado colonial, cuyos límites no pueden ser fácilmente determinados.


El discurso masculino ha dejado su huella en las ciencias sociales, como en todas las ciencias. Las líneas que se refieren a la mujer están cargadas de propaganda que no se acerca a la realidad. Este discurso oculta repetidamente el estatus real de la mujer, así como las historiografías de la civilización ocultan la clase, la explotación, la opresión y la tortura. En lugar del feminismo, quizás el concepto de jineolojî (ciencia de la mujer) podría cumplir mejor con el propósito. Estoy seguro de que los hechos que jineolojî revela no serán menos verdaderos que los de la teología, escatología, politología, pedagogía, sociología, y todas las otras ogies que tratan con muchas áreas de las ciencias sociales. Es indiscutible que la mujer representa la mayor parte de la naturaleza social, tanto físicamente como en términos de significado. Siendo así, ¿por qué esta parte tan importante de la naturaleza social no es el tema de la ciencia? El hecho de que la sociología, que se ha dividido en múltiples ramas, entre ellas, por ejemplo, la pedagogía para la educación y la crianza de los niños, no haya desarrollado jineolojî se explica mejor por el discurso dominado por los hombres que subyace a ella.


Mientras la naturaleza de la mujer permanezca en la oscuridad, será imposible iluminar la naturaleza social en su conjunto. Una iluminación genuina y completa de la naturaleza social sólo es posible a través de una elucidación realista y de gran alcance de la naturaleza de la mujer. La revelación de la condición de la mujer que incluya la historia de su colonización y abarque los aspectos económicos, sociales, políticos e intelectuales de esa colonización contribuiría en gran medida a la aclaración de otras cuestiones históricas y de todos los aspectos de la sociedad contemporánea.


Sin duda, revelar la condición de la mujer es una dimensión de la cuestión, pero la dimensión más importante está relacionada con la cuestión de la liberación. En otras palabras, la solución del problema es de mayor importancia. A menudo se dice que el nivel general de libertad en una sociedad es directamente proporcional al nivel de libertad de la mujer. La forma de añadir contenido a esta afirmación fundamentalmente correcta es extremadamente importante. La libertad e igualdad de las mujeres no son sólo medidas de libertad e igualdad social. También requieren una teoría, un programa y una organización correspondientes, así como mecanismos de acción. Más importante aún, esto también muestra que no puede haber política democrática sin las mujeres, que incluso la política de clases sería inadecuada, y que no se puede desarrollar la paz y no se puede proteger el medio ambiente.

Tenemos que quitarle a la mujer el estatus de "madre santa", de "honor fundamental" y de "compañera indispensable" y explorar la realidad de la mujer como la suma sujeto-objeto. Por supuesto, tal investigación debe ser primero despejada de las bufonadas del amor. De hecho, la dimensión más importante de esta investigación debería consistir en exponer la enorme villanía (en particular la violación, el asesinato, las palizas y los insultos interminables) disfrazada por el término amor. La afirmación de Herodoto de que todas las guerras entre Oriente y Occidente se libraron a causa de las mujeres sólo puede significar una cosa: las mujeres han ganado valor como colonia y, por tanto, se convierten en objeto de grandes guerras. Si bien esto es así en la historia de la civilización, la modernidad capitalista representa una colonización de la mujer mil veces peor y más compleja; inscribiendo el colonialismo en la identidad de la mujer. Su colonización adopta muchas formas, y la lista es larga; son las madres de todo el trabajo, trabajadoras no remuneradas, trabajadoras mínimamente remuneradas, las más frecuentemente desempleadas, el blanco del apetito y la opresión ilimitados de los hombres, las máquinas de parto y las niñeras del sistema, un medio de publicidad y un medio de sexo y pornografía. El capitalismo ha desarrollado un mecanismo de explotación en relación con las mujeres que supera todos los demás mecanismos de explotación.

Desearíamos que fuera de otra manera, y podríamos evitar volver a la condición de mujer, porque nos causa dolor, pero los hechos tienen un lenguaje propio, y no pueden ser de otra manera para los explotados. Desde este punto de vista, el movimiento feminista debe ser, sin duda, el movimiento antisistema más radical. El movimiento femenino, cuya forma contemporánea se remonta a la Revolución Francesa, se ha desarrollado a través de varias fases hasta llegar a lo que es hoy en día. En la primera fase, el movimiento persiguió la igualdad ante la ley. Esta igualdad, que no significa mucho, parece haber sido ampliamente alcanzada hoy en día, pero debemos ser conscientes de que es hueca por dentro. Hubo avances formales en términos de derechos, incluyendo los derechos humanos y los derechos económicos, sociales y políticos. Las mujeres parecen ser libres e iguales a los hombres. Pero el fraude más significativo se esconde en este tipo de igualdad y libertad. No es sólo la modernidad oficial, sino todo el sistema de civilización jerárquica y estatista que se ha infiltrado en el tejido social y ha encarcelado a las mujeres tanto física como mentalmente, condenándolas a la más profunda esclavitud, reduciéndolas esencialmente al trabajo esclavo.


Por lo tanto, la libertad, la igualdad y la democracia de la mujer requieren amplios esfuerzos teóricos, luchas ideológicas, actividades programáticas y organizativas y, lo que es más importante, una acción enérgica. Sin esto, el feminismo y los estudios sobre la mujer no pueden tener ningún significado más allá de las actividades de las mujeres liberales que sólo tienen por objeto aliviar la presión sobre el sistema. Espero mostrar con un ejemplo cómo se podrían resolver mejor los problemas si se desarrollara una ciencia de la mujer.


Cotinua...


233 visualizações

Difusión de la ideología en la que se basa la revolución de Rojava, en las ideas de Rêber Apo, el Confederalismo Democrático.

© 2020 Lêgerî. Serkfetin.

  • Twitter
  • Instagram