top of page

¿Cómo vivir, que hacer, donde empezar?


El liberalismo, como monopolio ideológico de la modernidad, intenta mediante un auténtico bombardeo mediático crear un estado de caos en la conciencia de la gente. Sus armas básicas son el fundamentalismo, el nacionalismo, el sexismo y la ciencia moderna como "nueva religión positivista". Mientras el liberalismo (a través del fundamentalismo) controla la conciencia de la sociedad precapitalista, también controla a los ciudadanos del estado-nación y distrae de las contradicciones de clase a través del nacionalismo. El sexismo es su método más eficaz para mantener al hombre en permanente control y obligar a las mujeres a vivir con violaciones constantes. La ciencia positivista controla el mundo académico y, a través de él, a la juventud. Así, no hay forma de evitar los compromisos que se integran en el sistema.


Contra este ataque ideológico del liberalismo, es de enorme importancia encontrar las respuestas adecuadas a las preguntas: cómo vivir, qué hacer y por dónde empezar.


Hasta hoy, las respuestas de los adversarios del sistema a estas preguntas han sido ineficaces. En las tres preguntas, las respuestas de la modernidad se han impuesto.


La pregunta "¿cómo vivir?" estuvo fuertemente influenciada por el desarrollo del estilo de vida moderno en los últimos cinco siglos. En la era moderna capitalista, como nunca antes en la historia, se impuso e interiorizó un estilo de vida homogéneo.


Todas las formas de vida han sido homogeneizadas por reglas universales. Con esta homogeneización, sólo podían perdurar las pequeñas diferencias. El rechazo a la vida moderna fue tachado de rareza y locura. Estos locos y dementes eran expulsados del sistema. Pocas personas tuvieron el valor de enfrentarse a este peligro y continuar su resistencia.


Durante cinco siglos, la cuestión de "qué hacer" se ha planificado hasta el más mínimo detalle y se ha respondido:


"Debes vivir una vida individualista", "piensa siempre en ti mismo" y di “la única manera es la de la era modernidad”.


Tu camino está claro, el método está claro; debes hacer lo que hacen los demás.


Si eres jefe, debes obtener beneficios. Si eres un trabajador, debes trabajar por tu salario. Buscar otras formas de hacer es una estupidez. Si alguien insiste, el resultado es ser expulsado del sistema. Esto significa desempleo, impotencia y corrupción. La vida se ha vuelto tan cruel como una carrera de caballos.


La pregunta "por dónde empezar" la responde el sistema educativo. La escuela y la universidad son indispensables para tener éxito dentro del sistema.


La búsqueda de la verdad y la actitud ideológica de la modernidad democrática ofrece, sin duda, con su alternativa a la modernidad capitalista, una respuesta a estas tres preguntas básicas. Analizar la identidad social en todos los ámbitos y ofrecer soluciones constituye el núcleo de la búsqueda de la verdad.


Una actitud ideológica significa superar la hegemonía ideológica de la modernidad dominante mediante una crítica intensiva. La modernidad capitalista, que ataca la identidad social y prefiere el individualismo a la comunidad, está lejos de la verdad. Reconocerlo exige alcanzar la verdad a través de una sociedad económica-ecológica-democrática.


La primera respuesta general a las preguntas "¿cómo vivir?" "¿qué hacer?" y "¿por dónde empezar?" es rebelarse contra el sistema dentro del sistema.


Pero luchar dentro del sistema contra ese sistema requiere, como los sabios de la antigüedad, luchar por la verdad en cada momento, aunque sea necesario morir por ella. A las preguntas "¿cómo vivir?" y "¿por dónde empezar?" la respuesta es escapar de la locura y el odio de esta vida. Tienes que vomitar el sistema fuera, fuera de tu estómago, fuera de tu cerebro, y purificar tu cuerpo de esta vida. Aunque te parezca la vida más hermosa del mundo, tienes que vomitarlo todo. La pregunta "¿qué se puede hacer?" sólo puede responderse en forma de una práctica organizada y consciente.


En relación con la modernidad democrática, la respuesta a estas tres preguntas se combina ideológica y prácticamente con los elementos del sistema alternativo. El partido de vanguardia de antaño, en la modernidad democrática, debe desempeñar un papel pionero institucional y centrado en la acción. La nueva tarea de la nueva dirección es construir los tres pilares principales del sistema (la sociedad democrática-económica-ecológica). Para ello es necesario crear cualitativa y cuantitativamente nuevas academias, en función de los contenidos (Ingeniería Económica, Agroecología, Política Democrática, Seguridad de Defensa, Libertad de la Mujer, Identidad Cultural, Historia de la Lengua, Ciencia de la Filosofía, Arte Religioso, etc.), que critiquen no sólo el mundo académico de la modernidad, sino que también creen una alternativa.


Sin estructuras de cuadros académicos fuertes, no se pueden construir los demás pilares de la modernidad democrática. Al igual que los cuadros sin los demás pilares de la modernidad democrática no tienen sentido, los demás pilares sin cuadros académicos no pueden tener éxito. Ser holístico es fundamental para el éxito.

Hay que dejar de lado la fragmentación de las ideas, el lenguaje y la acción. La unidad entre ideas, lenguaje y acción es una totalidad que nunca debe perderse.


Alguien que intenta responder a las preguntas "¿cómo vivir?" "¿qué hacer?" y "¿por dónde empezar?" sin ideas, lenguaje y acción unificados, no debería entrar en esta lucha.


La lucha por la verdad no puede guiarse por las manipulaciones de la modernidad capitalista. Los cuadros son el cerebro y la organización. Se extienden por las venas del cuerpo, la sociedad. La realidad es holística, y la verdad es una expresión de esta realidad holística. Un cuadro es su forma de acción, la acción de la verdad.


Al renovarse, Oriente Medio debe llevar a cabo una "revolución de la verdad". Para ello, es necesaria una revolución de las conciencias y del modo de vida. Se trata de una revolución para liberarse de la hegemonía ideológica y del modo de vida de la modernidad capitalista. En este punto, el pueblo no puede dejarse influenciar por los fundamentalistas apegados a la religión, ni dejarse llevar por el chovinismo racial. Estas ideologías no luchan contra la modernidad capitalista, no quieren más que su parte del pastel. Son al mismo tiempo víctimas y secuaces de la modernidad capitalista. Los movimientos de izquierda, feministas, ecologistas y culturales deben, si son honestos en su oposición a la modernidad capitalista, plantear la lucha por la verdad de forma holística.


La lucha por la verdad sólo puede tener éxito si se desarrolla en todos los ámbitos de la vida, en las comunidades municipales, medioambientales y económicas, en las ciudades democráticas, y a nivel local, regional, nacional y transnacional. Sin conocer cómo vivían y luchaban los discípulos y creyentes de las religiones en sus orígenes, no se puede llevar a cabo con éxito ninguna búsqueda de la verdad. Oriente Próximo necesita revivir la sabiduría de sus antiguas diosas. Es necesario revivir a Moisés, Jesús, Mahoma, Pablo, Mani, Veysel Karani, Hallac-I-Mansur, Sehabeddin Sühreverdi, Yunus Emre y Bruno Giordano. La "revolución de la verdad" sólo puede llevarse a cabo a través de este patrimonio.


Las revoluciones y los revolucionarios no mueren. Demuestran que pueden vivir si se defiende su patrimonio.


La cultura de Oriente Próximo es una cultura de unidad de ideas, lengua y acción. El modernismo democrático enriquecerá esta cultura con su crítica de la modernidad capitalista y desempeñará así su papel histórico.


El individuo de la modernidad democrática no puede realizarse sin estar en contra de los "tres jinetes de la muerte de la modernidad capitalista": el capitalismo, el industrialismo y el Estado-nación, sin estar en lucha constante, y mediante ideas, declaraciones y acciones coherentes con la ayuda de los tres "ángeles de la libertad" de la modernidad democrática (la sociedad democrática-económica-ecológica), librando una lucha permanente por la libertad. Sin instituciones académicas y comunidades sociales, el mundo democrático, puro y libre no puede realizarse. La crítica de las sagradas escrituras y la sabiduría de las diosas son significativas en el contexto de su instrumentalización por las civilizaciones dominantes y la modernidad. Lo que queda después de la crítica es nuestra herencia de vida eterna y nuestra identidad social. El "militante de la verdad" en la era de la modernidad democrática debe tener esta identidad interiorizada en su personalidad, dejando que esta vida propia viva y viva.


- Abdullah Öcalan

0 comentarios
bottom of page